El Señor de los Anillos


El Señor de los Anillos 

El Señor de los Anillos es una novela de fantasía épica escrita por John RR Tolkien, como fruto de su primera y exitosa obra, El Hobbit. Se publicó originalmente en tres volúmenes, entre 1954 y 1955.








El Señor de los Anillos: la Comunidad del Anillo (primera parte).




El Señor de los Anillos: la Comunidad del Anillo (título original en inglésThe Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring) es la primera películade la trilogía cinematográfica de El Señor de los Anillos, basada en el primer tomo de la novela homónima del escritor británico de literatura fantásticaJ. R. R. Tolkien; adaptado al cine por el neozelandés Peter Jackson.




Sinopsis: 1 pelicula 
El representante del Mal, Sauron, forjó Un anillo único que controlaría nueve anillos más que fueron otorgados a nueve gobernantes con el fin de conquistar la "Tierra Media", pero la alianza entre hombres y Elfos derrotó el ejército de Sauron, que a su ves pierde el anillo a manos del Rey de Gondor, Isildur, este decide conservar el anillo para sí, pues no quiso arrojarlo al Monte del Destino, único lugar donde se forjó y se puede destruir el anillo. Pero el anillo tiene voluntad propia y puede corromper al su portador.
El Rey fue asesinado por Orcos junto a un río, y el Anillo se perdió en su fondo, hasta que mucho tiempo después un hobbit lo encontró. El Anillo fue perdido por este y de nuevo fue encontrado por Bilbo Bolsón, un hobbit de la Comarca. Bilbo lo conservó por mucho tiempo, sin saber su verdadero poder, y solo pensaba que podría volverlo invisible al usarlo, además de mantenerlo joven por muchos años. El Mago Gandalf asiste al cumpleaños de Bilbo, donde este anuncia su retirada de la Comarca, la cual se produce al volverse invisible ante el asombro de todos los invitados. Bilbo renuncia a regañadientes al anillo por sugerencia de Gandalf, es entonces cuando su sobrino Frodo hereda su hogar y el anillo.
Gandalf descubre que el Anillo es de propiedad Sauron, el cual resucita y captura a Gollum, este lo pone al tanto y envia a los Nazgul a recobrarlo. Frodo huye con Sam, y se les une Merry y Pippin, también Hobbits, pues los Jinetes Nazgul los persiguen. Saruman, un mago poderoso traiciona a Gandalf pues es controlado por Sauron. pero aparece Aragorn, que los llevó a Rivendel para proteger a los Hobbits, y a donde Gandalf huyo al escapar de Saruman.
Arwen, la amante élfica de Aragorn, los ayuda en el camino. En Rivendell tuvo lugar una reunion con representantes de las razas y pueblos de la Tierra Media, en la cual se decidió la destrucción del anillo en el Monte del Destino. Frodo asume la misión y lo acompañanan Gandalf, Aragorn, el elfo Legolas, el enano Gimli, el soldado de Gondor Boromir y Sam, Merry y Pippin, los cuales integran la Comunidad del Anillo.
Al no poder cruzar una cordillera, se desvian por Las Minas de Moria pero a un alto costo, pues Gandalf se enfrentó al demonio Balrog, y fue arrastrado a lo profundo de un abismo. En el camino fueron atacados por orcos, enviados a capturar a Frodo, los cuales tenian órdenes de llevarlos a todos los hobbits vivos, y que mataran a los demás. Frodo fue atacado por Boromir, el cual deseaba el Anillo, y decidió que lo mejor era seguir su viaje solo. Frodo se aleja, pero los Orcos se llevan a Merry y Pippin, luego de matar a Boromir que intentó salvarlos. AragornLegolas y Gimli parten en el rescate de sus amigos.



El Señor de los Anillos: Las dos torres (segunda parte).



La Compañía se ha disuelto y sus integrantes emprenden caminos separados. Frodo y Sam continúan solos su viaje a lo largo del río Anduin, perseguidos por la sombra misteriosa de un ser extraño que también ambiciona la posesión del Anillo. Mientras, hombres, elfos y enanos se preparan para la batalla final contra las fuerzas ...








Sinopsis: 2 pelicula 

Al final de la primera parte, muerto Boromir (Sean Bean) y desaparecido Gandalf en el Puente de Khazad-dûm, la Comunidad se vió obligada a dividirse en tres grupos. Sin embargo, esta disolución no ha socavado la firmeza de ninguno de sus miembros para acometer su heroica misión.


Perdidos en las colinas de Emyn Muil, Frodo (Elijah Wood) y Sam (Sean Astin) descubren que alguien les sigue: el misterioso Gollum (Andy Serkis). Esta inquietante criatura, que ha sido corrompida y deformada por el Anillo, promete, a cambio de su liberación, guiar a los hobbits hasta las Puertas Negras de Mordor. Sam no confía en su nuevo acompañante, pero Frodo se apiada de Gollum porque también ha sido, como él, portador del Anillo.

En otro punto de la Tierra-media, Aragorn (Viggo Mortensen), el arquero elfo Legolas (Orlando Bloom) y Gimli el Enano (John Rhys-Davies) llegan al atormentado Reino de Rohan. Está gobernado por el antaño glorioso Rey Théoden (Bernard Hill), quien, manipulado ahora por el siniestro espía Gríma Lengua de Serpiente (Brad Dourif), ha caído bajo el hechizo maligno del amo de éste, el mago Saruman. Éowyn (Miranda Otto), sobrina del Rey, ve en el guerrero humano Aragorn a un posible líder. Y aunque éste se siente atraído por ella, Aragorn no puede olvidar el amor que le une a la Elfa Arwen (Liv Tyler) y el pacto que hicieron los dos.

Tras el devastador duelo que mantuvo con el Balrog, Gandalf (Ian McKellen) ha renacido en forma de Gandalf el Blanco y recuerda a Aragorn que su destino es hermanar al pueblo de Rohan con el último bastión de resistencia humana: el pueblo de Gondor.





Entre tanto, los hobbits cautivos Merry (Dominic Monaghan) y Pippin (Billy Boyd) escapan de los Uruk-hai por sus propios medios y llegan al misterioso bosque de Fangorn, entre cuyos vetustos árboles encuentran a un aliado inesperado, Bárbol -un árbol vivo que camina y habla- quien les cuenta que el bosque ha sido arrasado por Saruman.

En trayectos paralelos, los distintos miembros de la Comunidad se enfrentarán a ejércitos descomunales, maléficas traiciones, serán testigo de asombrosos acontecimientos y comprobarán hasta dónde llega la sensacional fuerza de los habitantes de la Tierra-media. Juntos deberán contener a las poderosas fuerzas que ya se despliegan desde las dos torres: la Torre de Orthanc en Isengard, donde el perverso mago Saruman ha formado un ejército mortífero de diez mil soldados; y la Torre de Barad-dûr, fortaleza de Sauron, erigida en el corazón de la sombría tierra de Mordor.




El Señor de los Anillos: El retorno del rey (tercera parte).


La historia comienza con un recuerdo de cómo el hobbit Smeagol llegó a poseer el Anillo de Poder, matando a su amigo Déagol, quien lo había encontrado en el fondo de un río (donde cayó muchos años antes, como se vio en la primera película, cuando unos orcos asesinaron a Isildur, quien había cortado el dedo a Sauron en el Sitio de Barad-dûr, que concluyó la Guerra de la Última Alianza, y había conservado el Anillo a pesar de las advertencias de Elrond). A partir de entonces continúa el relato en donde se dejó mientras Gollum lleva a Frodo y Sam a través de la entrada cercana aMinas Morgul, en donde ven a sus ejércitos partir a la guerra. 

Luego de la victoria en la Batalla del Abismo de Helm, una compañía de soldados de Rohan, junto a GandalfAragornLegolasGimliThéoden yÉomer se dirigió hacia Isengard, la ciudadela de Saruman desde la que había partido el ataque. La encontraron completamente destruida por los Ents, y volvieron a reencontrarse con Merry y Pippin. Entre las ruinas de la ciudad, Pippin encontró el palantir de Saruman, que Gandalf rápidamente tomó bajo su custodia (en la versión extendida DVD, hay una escena eliminada donde se muestra a Saruman y a Grima. Gandalf rompe la vara de Saruman y el rey Théoden invita a Grima a regresar a Rohan. Saruman se burla de Grima, y este, lleno de ira, coge una daga que tenía escondida y lo apuñala. Legolas por error lanza una flecha que impacta a Grima y ambos mueren. Saruman cae desde la terraza de la torre y cuando llega al suelo suelta el Palantir que tenía escondido. Luego Pippin lo encuentra).

Después de las celebraciones de la victoria, Pippin tuvo gran curiosidad por ver de nuevo la piedra, y se la quita a Gandalf mientras dormía. Vio en ella el ojo de Sauron, quien intentó obtener información de él, aunque Gandalf logró intervenir rápidamente, sin que Pippin revelara nada sustancial. Pippin, en cambio, sí llegó a ver algo importante: un árbol blanco. El mago entendió que se trataba del Árbol Blanco de Minas Tirith, lo cual quería decir que Sauron planeaba atacar Minas Tirith. Gandalf partió inmediatamente a advertirles, y llevándose también a Pippin para protegerlo en la ciudad. Pero al llegar se encuentran al Senescal Denethor II apenado por la muerte de su hijo preferido, Boromir, y completamente indiferente a todo lo demás. Sintiéndose en parte responsable, ya que Boromir murió defendiéndolo, Pippin ofrece sus servicios a Denethor como soldado. Denethor desconfía de Gandalf sabiendo que viene acompañándolo Aragorn, quien deberá recuperar su trono como heredero de Isildur, lo que significaría el derrocamiento de Denethor, quien le reprocha a Gandalf que quiera usarlo de escudo contra el ataque de Mordor, para que luego Aragorn ocupe el trono. Por todo esto Denethor se niega a seguir la recomendación de Gandalf acerca de pedir auxilio de Rohan, pero Gandalf decide invocar la ayuda de Rohan y manda a Pippin a encender las almenaras de Minas Tirith. Aragorn al advertir la petición de ayuda la comunica a Théoden, quien a pesar de haber dudado en intervenir (ya que Gondor no le auxilio en la Batalla del Abismo de Helm ni en otros ataques de Saruman), al final decide reunir a su ejército para marchar a la guerra.

Las fuerzas de Rohan se toman unos días para reunir a sus jinetes, para luego partir hacia Minas Tirith; Theoden se lamenta al ver que no todos sus súbditos acuden al llamado y que no contará con fuerzas suficientes para derrotar a Mordor, pero decide proseguir la marcha. Aragorn recibe una misteriosa visita de Elrond: su hija Arwen vio en un futuro que podría tener hijos con Aragorn y eso la decidió a quedarse en la Tierra Media, por lo que Elrond brindó su ayuda en la guerra reforjando la gran espada Narsil que había derrotado a Sauron en su momento (los fragmentos de la espada que se conservaron por siglos en Rivendel, fueron reforjados en una nueva espada con el nombre de Andúril, Llama del Oeste), y recordándole a Aragorn que con esa arma conseguiría la cooperación del ejército de los muertos (que tenían una promesa por cumplir hecha al rey Isildur). Con esta espada, Aragorn, Legolas y Gimli abandonan al resto del ejército de Rohan y se adentran en una caverna en donde mora el ejército de los muertos. Estos fantasmas habían prometido ayuda a Isildur pero no se la brindaron, por lo que tras su victoria sobre Sauron los maldijo para que, aún después de muertos, no tuvieran paz. Sólo si un día pagaban su deuda podrían hacerlo. Aragorn reclamó su ayuda, prometiendo como Rey de Gondor que daría su deuda por cumplida.
Gollum, por su parte, después de haber dicho a Frodo que Sam quería quedarse con el Anillo, para lo que le pediría tomarlo en algún momento, tomó el pan que quedaba, dejó migas en las ropas de Sam y lo inculpó de haberse comido todo. Mientras Sam golpea repetidamente a Gollum, Frodo sufre una descompensación y Sam, al verlo se ofrece ayudarlo con el Anillo, así Gollum logra hacer que Frodo desconfíe de Sam y lo aparte de su viaje, justo cuando lo hizo entrar en el paso de Cirith-Ungol y al antro de Ella-Laraña. Aun así, logró liberarse y atacar a Gollum. Gollum aseguró ser inocente, que el Anillo lo obligaba a hacer lo que hizo, y Frodo le dijo entonces finalmente para qué iba a Mordor: para destruirlo. Gollum volvió a atacar, pero cayó por un barranco. Ella-Laraña atrapó a Frodo luego de eso, pero fue ahuyentada por Sam. Sam creyó que Frodo estaba muerto por el veneno que le inyectaron y le quitó el anillo para continuar la misión, pero entonces llegaron unos orcos. Sam se escondió, y los orcos encontraron y se llevaron el cuerpo de Frodo, que comentaron que no estaba muerto sino sólo inconsciente por varias horas. Sam se infiltró en su fortaleza y lo liberó, y continuaron su viaje disfrazados de orcos.
Denethor envió a su hijo Faramir en una misión destinada al fracaso por que le odiaba profundamente y le culpaba por la muerte de su hermano, para que recupere un bastión de Minas TirithOsgiliath, conquistado previamente por los orcos. Faramir aceptó esa misión suicida sólo por su afán de demostrarle a su padre que él también era un guerrero leal y competente, y dolido por la preferencia abierta que su padre siempre tuvo por Boromir. Su grupo apenas regresó con vida, y estuvo a punto de ser aniquilado por los nazgul, a no ser por la ayuda de Gandalf, y Denethor al ver a su hijo herido por varias flechas enloqueció, creyéndolo muerto. Mientras el grueso de las fuerzas de Mordor avanzaban sobre la ciudad, Denethor fue junto a su hijo a quemarse vivo en una pira. Gandalf logró retirar de la hoguera a Faramir, que aún estaba vivo, pero Denethor se incineró.
Las fuerzas de Mordor apenas si podían ser contenidas, y con el gran ariete Grond tiraron abajo las puertas de la ciudad. Cuando ya su victoria parecía cercana, aparecieron en el horizonte los jinetes de Rohan, que volvieron a emparejar la situación. Luego Mordor tuvo poderosos refuerzos: un ejército de sureños (Haradrim) con elefantes de guerra, y con mucho esfuerzo se libraron de algunos.
La batalla parecía inclinarse favor del ejército de Theoden, pero entonces éste fue herido mortalmente por el Señor de los Nazgûl, quien le ordenó a su criatura voladora que se diera un festín con la carne del rey caído. Éowyn apareció para defenderlo y fue derrotada también por el espectro, el cual le recordó que ningún hombre era capaz de matarlo. En ese momento Merry apareció por detrás y le clavó su puñal en la pantorrilla; Éowyn se quitó el casco y reveló que no era un hombre sino una mujer, y acto seguido le atravesó la cara con su espada. El Rey Brujo finalmente desapareció, vencido no por un hombre sino por una mujer y un hobbit.
Entonces aparecieron también varios barcos piratas que Mordor esperaba, para atracar en los muelles de Osgilliath, pero para sorpresa de los orcos, de esos barcos bajaron Aragorn, Legolas y Gimli, que los habían tomado al abordaje. Con ellos venía el ejército de los muertos, que limpió los campos de Pelennor por completo: todas las clases de criaturas que Mordor había llevado a la guerra eran pulverizadas en segundos.
Al terminar la batalla, el rey de los muertos reclamó a Aragorn cumplir su promesa de liberarlos. Gimli aconsejó no hacerlo, Mordor aún era un peligro y ellos eran muy útiles, pero Aragorn cumplió su promesa y consideró pagada su deuda. Los espectros desaparecieron.
Gandalf aseguró, durante una deliberación, que resistir los ataques era inútil, ya que Mordor era mucho más poderoso y finalmente prevalecería. Su única esperanza era que Frodo tuviera éxito en destruir el Anillo. La única forma en que podían ayudarlo era marchando hacia la Puerta Negra, para mantener la atención de Sauron enfocada sobre ellos, y distraído de la presencia de Frodo y el Anillo en su propio territorio. Todos los supervivientes marcharon a la Puerta Negra, donde Aragorn exigió a Sauron que se rindiera, pero en lugar de eso las puertas se abrieron y por ella apareció el ejército del señor oscuro, y un mar de enemigos los rodeó.
Frodo y Sam llegaron finalmente al Monte del Destino, donde Gollum reaparece para recuperar el anillo. Pero, una vez junto al borde por donde Frodo podría tirar el anillo al fuego y destruirlo, finalmente sucumbe ante su poder y lo reclama para sí mismo. Gollum entró entonces y, aunque Frodo era invisible, se lo tiró encima y le arranca el dedo para quitarle el anillo. Entre ambos se lo disputaron al borde del abismo, y cayeron por él. Frodo se pudo agarrar del borde, pero Gollum y el Anillo cayeron a las llamas y fueron destruidos. La torre de Sauron se vino abajo, el gran ojo explotó, Mordor se hundió en el suelo y todos los orcos huyeron.
Gandalf rescató a Frodo y Sam de Orodruin (Monte del Destino) montando en el lomo de Gwaihir, el Señor de los Vientos, y los hobbits recibieron honores en Gondor durante la coronación de Aragorn como rey. Luego volvieron a la Comarca, donde Sam se casó con Rosita. Frodo escribió sus memorias, dejándole a Sam el final del libro; finalmente se embarcó a las Tierras Imperecederas junto a Bilbo, Gandalf, Elrond, Galadriel y los elfos restantes. La película acaba con la vuelta de Sam a su casa, donde lo esperan su hija, Rosita y su pequeño bebé, tras despedir a sus amigos en los Puertos Grises. Sam dice: "Bueno. Estoy de vuelta", (palabras con las que también terminaba la novela), entran juntos en casa, y cierra la puerta.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada